Disciplinas espirituales

Ágape quiere ser respuesta en las diferentes áreas de la vida de las personas: en su parte emocional, espiritual y física. Para lograra esto, el hombre debe ser transformado de adentro hacia afuera y su carácter debe ser formado de tal manera que después pueda ser de influencia positiva para su entorno y replique el mismo modelo. Para que las personar construyan su parte espiritual, Ágape cuenta con diferentes estrategias diseñada por Dios, que están establecidas en su palabra con el fin de la gente tenga conexión con él.

Devocional

No es un invento de Ágape para el Mundo, sino que es el tiempo a solas con Dios que está establecido en los Salmos, capítulo 5: 3, donde dice: “Hoy, Señor, de mañana oirás mi voz, de mañana me presentaré delante de ti y esperaré”; este mismo principio lo hallamos en Marcos 1: 35, donde Jesús, siendo aún muy de mañana, se iba al desierto y oraba.

Encontramos que tanto el rey David como el Señor Jesús encontraban que la oración era la manera más eficaz de pedir dirección a Dios y empoderarse para los desafíos que la vida diaria presenta. Tenemos un espacio donde estamos en intimidad con Dios. Sin embargo, es preciso tener en cuenta que no solo por el hecho de que las personas quieran relacionarse con Dios saben cómo hacerlo; por eso, a través de una espacio llamado devocional queremos compartir con las personas cómo se establece ese tiempo a solas con Dios y cómo puede ser de una manera enriquecida para que ese tiempo sea efectivo.

devocional
"Pero él se acercó y les dijo: «Dios me ha dado todo el poder para gobernar en todo el universo. Ustedes vayan y hagan más discípulos míos en todos los países de la tierra. Bautícenlos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Enséñenles a obedecer todo lo que yo les he enseñado. Yo estaré siempre con ustedes, hasta el fin del mundo.»"
Mateo‬ ‭28:18-20‬

Vigilias

En nuestra tradición, la palabra ‘vigilia’ está relacionada con la Cuaresma, pero el término vigilia tiene que ver con estar expectante, estar despierto. Una vez al mes apartamos un tiempo para estar despiertos según lo que está diseñado en la Biblia, para esperar la presencia de Dios.

Los pastores estaban aguardando, haciendo una vigilia, cuando los ángeles vinieron a anunciar el nacimiento del niño Jesús. Jesús estaba en la vigilia orando, esperando ser entregado antes de ir a la cruz, y esos tiempos a solas, en la noche, eran tiempos para fortalecerse en oración y encontramos pasajes como el de Mateo 26: 41, donde dice: “Velad y orad para que no entréis en tentación”. Dios me invita a velar y a orar, y dice que puede llegar en la primera, la segunda o la tercera vigilia; el Señor quiere que cuando vuelva nos halle velantes, expectantes por Él. Disponemos este tiempo para orar, para estar en la presencia de Dios sin afán, sin celulares ni distractores, para escuchar su voz, para interceder.

Hacemos algo parecido a la Santa Cena, donde compartimos el pan, el vino, de modo que hacemos lo que está escrito en la Biblia, que cuando nos reunimos y recordamos su palabra Él entra en nuestra presencia. Tiempo Ágape para compartir, orar y estar con Dios en conjunto, ya no a solas como el devocional.

vigilias

Alabanza

La alabanza se hace básicamente los domingos antes de las reuniones o del servicio familiar. Alabar a Dios es exaltarlo por lo que ha hecho. Las canciones que se utilizan me motivan, me llevan a recordar lo que ha hecho Dios conmigo, a despertar espiritualmente. Se utilizan mucho los salmos donde el rey David Recuerda cuán grande es Dios a través de lo que Dios hizo: maravillas como el acto de echar a la mar a los que perseguían a su pueblo, cómo nos creó, cómo somos ovejas de su prado, hechura suya. Alabar a Dios es reconocer lo que ha hecho Dios en mi vida y adorar a Dios es reconocer quién es Él. Dios es grande, es fiel, es poderoso, es hermoso y las canciones y los instrumentos lo exaltan. Lo ideal es que cada uno tenga una vida dinámica de alabanza, en la que reconozca las grandezas de Dios y se ejercite en la alabanza; de esta manera, podré ver a un Dios más grande que mis problemas y circunstancias, pues me lleva a reconocer quién es en mi vida. La música me ayuda a inspirarme para ser una persona que alabe a Dios.

alabanza

Ayuno

Ayunar es una estrategia que está en la Biblia en muchísimos pasajes. En Esdras 8:23, se dice: “Así que ayunamos y oramos a nuestro Dios pidiéndole su protección y él nos escuchó”; lo que quiere decir que el ayuno debe ser un estilo de vida para los hijos de Dios. La Biblia explica en detalle la forma de hacerlo: “lava tu rostro, unge tu cabeza”.

El objetivo del ayuno es buscar a Dios, buscar su rostro; hay abstinencia de algunos alimentos dependiendo del tipo de ayuno que se haya decidido hacer. Existen básicamente tres tipos de ayunos: el primero es un ayuno parcial, que es cuando me abstengo de algunos alimentos para estar en la presencia de Dios. En el Capítulo 10 de Daniel se nos cuenta que no tomó manjar delicado ni vino ni se ungió hasta que pasaron tres semanas; esto es ayuno total.

También existe un ayuno total que fue el que utilizó Jesús por 40 días y 40 noches, pero este solo se recomienda hacer por un día. El tercer tipo de ayuno, que se conoce como ayuno natural, es ayuno de líquidos. Cada uno está en la Biblia explicado: ayuno de Ester, de Josafat, Esdras.

El ayuno es una estrategia para librar batallas espirituales, para guerrear, para buscar el rostro del Señor, para pedir revelación y para mover la mano extraordinaria de Dios en favor de su pueblo. El ayuno genera autodisciplina, someter nuestra voluntad, librarnos de malos hábitos, estar enfocados en Dios, en lugar de estar distraídos en las actividades diarias y en las dificultades propias del día a día.

El objetivo no es el aislamiento, sino que se trata de acompañar el ayuno con oración y lecturas bíblicas para recibir dirección en aquello que estoy necesitando. Ayuda para que se desvanezcan en mí la incredulidad, la pereza y me permite reconocer cuáles son las áreas de mi vida en las que necesito hacer cambios para que Jesús se manifieste. Jesús solía decir “este género solo sale con oración y ayuno”, o sea que hay cosas en la vida que solamente a través de la oración y el ayuno se alcanzan, empezando por mi verdadera liberación.

Ágape acostumbra siempre hacer un ayuno de 21 días empezando el año, pero voluntariamente; las personas que han aprendido la disciplina del ayuno ya saben la poderosa herramienta que es para sus vidas y los beneficios que trae consigo de toda índole cuando se practica en los momentos en que se tiene la necesidad espiritual de ver la acción de Dios. Es bíblico, genera salud, libera emocionalmente, genera buenos hábitos, me libera de toxinas y además hace que yo vea milagros.

ayuno
 

Inscripción Boletin Informativo

Inscribete y recibe notificaciones y material informativo de interés, que Agape para el Mundo tiene para ti.